Bienvenida del Alcalde

Bienvenida del alcalde

Bienvenida del alcalde

Me dirijo o todos ustedes como Alcalde de esta hermosa localidad extremeña, cuna de ilustres y poseedora de uno de los conjuntos histórico-artísticos más bellos de la comarca. Enclavada en una zona de transición entre la incomparable dehesa extremeña, y una de las mayores extensiones de pinares, ejemplares autóctonos que en otro tiempo surtían de madera de la mejor calidad y hoy, protegidos de la tala, constituyen un marco incomparable de belleza y adecuado hábitat, para especies como la cigüeña negra, o el águila culebrera. Sus exquisitos "piñonis" siguen haciendo el deleite de todo el que tiene la suerte de probarlos. La zona granítica que por el oeste nos circunda, alberga en régimen de minifundio, miles de humildes y agradecidos almendros que cada año, al final del invierno, cuando florecen, nos regalan una de las estampas más bellas y de la que los garrovillanos nos sentimos más orgullosos.
Nuestra incomparable plaza porticada, los majestuosos templos de San Pedro y Santa María, y el otrora convento de San Antonio, son solo una pequeña nuestra de lo que se puede ver y disfrutar en Garrovillas, y de la que el visitante quedará, sin duda, gratamente impresionado. Encontrará en los garrovillanos gente amable, orgullosa de su pueblo, donde se conserva todavía un particular habla que siempre nos ha caracterizado. Pero hay que venir, ver y luego contar. No hará el viaje en balde y siempre tendrá la sensación de que habrá merecido la pena.

Un saludo a todos de su Alcalde.

Firmado
Cándido Javier Gil